Esta sopa détox tiene algunos de los miembros más poderosos de la familia crucífera: kale y el brócoli, los cuales aumentan la cantidad de glucosinolato en su sistema.

El glucosinolato ayuda a acelerar las funciones del hígado, el órgano responsable del procesamiento de todos los brindis y comidas azucaradas. Tiene cilantro y perejil crudos para contar con abundancia de enzimas que ayudarán a la digestión. además la clorofila contenida en ellos es rica en quelantes, los cuales limpieza la sangre. El ajo, que se deja en su mayor parte crudo, es uno de los refuerzos inmunológicos más poderosos del planeta, con propiedades antibacterianas y antivirales. Los limones también ayudan a la función hepática y junto con la gran cantidad de fibra presente en esta sopa logras además que tracto digestivo se mueva.

 

Ingredientes:

– 3 cebollas medianas o 2 grandes, peladas y picadas

– 1 zapallo italiano lavado y picado

– 10 hojas de kale picadas

– 1 cabeza de brócoli picada (genial incluir el tallo)

– 4 tazas de caldo de verduras

– 1 cabeza de ajo picado

– ½ taza de cilantro fresco

– ½ taza de perejil

– Jugo de 1 limón

– 3 cucharadas de aceite de coco

– 1/4 cucharadita de sal marina

 

Preparación:

En una olla grande, calienta el aceite de coco a fuego medio-alto hasta que esté tibio. Agregalas cebollas y cocina durante 5 minutos, revolviendo ocasionalmente, luego agrega el zapallo italiano, el kale y el brócoli y cocina por 5 minutos adicionales. Verter en caldo de verduras y llevar a ebullición, luego reducir el fuego a fuego lento y cocinar a fuego lento, tapado, durante 15-20 minutos o hasta que el brócoli se pueda cortar fácilmente con un tenedor. Apaga el fuego y agrega el ajo, luego déjalo enfriar, sin cubrir, por 15 minutos. Trabajando en tandas si es necesario, mezcla con cilantro, perejil, limón y sal marina hasta que quede muy suave. Para 4 personas.