La kombucha o té kombucha en una bebida fermentada preparada con té verde o té negro endulzado sumado a un conjunto con bacterias y hongos diversos que forman una especie de masa gelatinosa en la superficie del liquido (SCOBY) para resultar en una bebida alta en probióticos, lo cual  contribuye a mejorar procesos digestivos, combatir la microbiota patógena intestinal y a mantener el equilibrio inmunológico, entre otros.

Ingredientes:

  • Un SCOBY (Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeasts)
  • Té negro en hoja (1 taza)
  • Azúcar (1 taza)
  • Té iniciador (kombucha pura fermentada de un lote anterior), o vinagre blanco destilado o vinagre de sidra de manzana pasteurizado.
  • Agua filtrada (2 litros)
  • Vinagre blanco destilado para la limpieza de superficies (recipiente, utensilios y manos).

 

Preparación:

  • Poner el agua en una olla grande y llevar a ebullición. Cuando rompa a hervir, apagar el fuego.
  • Añadir el té. Dejar que infusione durante 10 – 20 minutos. Pasado este tiempo, retira del fuego y con ayuda de un colador filtra la preparación.
  • Agregar el azúcar y remover con una cuchara hasta que se haya disuelto por completo.
  • Tapar la olla con un paño limpio y dejar que se enfríe el té hasta llegar a temperatura ambiente.
  • Una vez enfriado el té,  agrégalo con cuidado al recipiente en el que se vas a realizar la fermentación.
  • Añadir el SCOBY y el té iniciador al recipiente con el té endulzado.
  • Cubrir con la tela y asegurar con una goma elástica resistente.

 

Dato:

  • Escoger un lugar seguro. El sitio ideal debería de tener una temperatura cálida, pero no en exceso. La temperatura ideal es entre 21º C y 26ºC. También es importante que el lugar escogido esté fuera del alcance de la luz solar directa y con buena ventilación.
  • No molestar. Mover el recipiente no estropeará el lote que se está fermentando, pero dificulta la observación de los signos más comunes de que el proceso se está llevando a cabo de forma normal.
  • Dejar que la kombucha fermente. Esta es la parte más difícil: la espera. El período de fermentación está condicionado por tres factores: temperatura ambiente, oxígeno y área de la superficie.
  • A partir del día 10 podemos comenzar a probar nuestro fermento.Para ello, meter con cuidado una pajita/bombilla por el borde del recipiente, lo más cerca del fondo que te sea posible, intentando molestar lo menos posible al nuevo SCOBY que se ha formado en la parte superior del líquido. Tapar con un dedo el orifico superior de la pajita/bombilla, sacarla del recipiente y echar el líquido atrapado en ella a un vasito. En este punto, la kombucha ya tendría que tener algo de ese característico sabor ácido del fermento. Dependiendo de cómo te guste la kombucha, puede que se de por terminada en este momento, o no. Algunas personas prefieren su kombucha tras haber fermentado tan sólo una semana. Otros se decantan por una fermentación de 2, 3 o 4 semanas. Tener en cuenta que los períodos más cortos de fermentación dan como resultado una bebida más dulce.Con períodos más largos de fermentación, obtenemos una kombucha con un sabor más ácido, tirando a avinagrado.
  • Pasado este tiempo puedes realizar una segunda fermentación en donde debes trasvasijar el té ya fermentado a un recipiente con tapa hermética (procura dejarle un poco de kombucha a tu Scoby para iniciar la próxima fermentación), y luego adiciona lo que quieras!: trocitos de jengibre,canela,  frutilla, melón, sandia, cedrón …. lo que le agregues servirá para darle sabor a tu fermentado. Tapa bien y puedes dejarlo una semana más en el refrigerador.
  • Disfruta tu kombucha!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *