Por Cinthya Cozmar, Directora de Cnut.

Todos sabemos que una manzana al día nos mantiene lejos de las visitas al médico, pero ¿por qué nunca ha habido proverbios sobre el jugo de apio y sus innumerables beneficios para la salud?

El apio ha existido por mucho tiempo: los romanos usaban sus semillas con fines medicinales ya en el año 30 DC. ¿Crees tu que sabían que el apio es un antiinflamatorio, tiene la capacidad de ayudar a combatir el cáncer, hidratar el cuerpo, evitar los antojos de azúcar y disminuir la presión arterial?

El apio se ha considerado durante mucho tiempo un alimento para comer como ensalada, para agregar a los guisos, incluso para agregar a los Bloody Marys. Sin embargo, el apio también es un súper alimento, específicamente su jugo. Solo 500 ml al día de jugo de apio puede mejorar tu salud drásticamente.

La salud intestinal es la piedra angular del bienestar. Afecta todo, desde la salud mental,  el estado de ánimo hasta el contraer algún tipo de cáncer o prevenir enfermedades. Todos sabemos cuán incómodo y horrible puede ser no tener nuestra salud intestinal bajo control. Ya sea gastritis, reflujo gástrico, distensión abdominal, infecciones gastrointestinales o malestar general, nada es divertido cuando se trata de problemas intestinales. Beber diariamente un jugo de apio, que contiene sales minerales únicas que están unidas con muchos minerales y nutrientes bioactivos, podría ser lo mejor que se puede hacer a nivel intestinal. Pero hay más beneficios más allá del vientre:

– El apio tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso y pasa a ser un sorprendente purificador de la sangre y eliminador de toxinas del cuerpo, que tiene dos propósitos: apoyo al sistema nervioso y desintoxicación.

– La investigación sugiere que el apio mejora la salud del hígado, lo que puede aumentar las capacidades de desintoxicación de tu cuerpo a largo plazo.

– El jugo de apio en la mañana fortalecerá tu capacidad para digerir todo lo que comes.

– Con el tiempo, los minerales y sales minerales ayudarán a restaurar el ácido de tu estómago, que es crucial para descomponer completamente tus alimentos y absorber nutrientes importantes.

– Deberías ver y sentir los resultados en tan solo siete días después de comenzar tu hábito de jugo de apio, pero el protocolo puede continuar todo el tiempo que desees. Si realmente no te sientes bien, tal vez quieras comenzar lentamente con 150 a 250 ml al día e ir aumentando desde allí.

Ingredientes:

  • una mata de apio

 

Preparación:

Limpia a fondo una mata de apio y prepara un zumo fresco todos los días (es importante que sea fresco y se consuma inmediatamente). Un racimo pequeño de apio equivale a unas 150 ml  de jugo.

Bebe 150 ml con el estómago vacío (importante) tan pronto como te despiertes.

Repite durante dos semanas, y cuéntanos como te va.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *