Nace del estudio del Dr. Peter D’Adamo, el cual comenzó con la investigación del grupo sanguíneo, lo que lo llevó a darse cuenta que no sólo el grupo de sangre determinaba una alimentación, sino un conjunto de factores como nuestros propios genes, la experiencia prenatal, el ambiente y la historia familiar. La base fundamental de la dieta del Genotipo es el poder de silenciar genes negativos, a través de procesos como la metilación o acetilación y potenciar los positivos, lo cual nos lleva a desintoxicar el organismo, mejorar la respuesta al entorno, regular el peso, disminuir el riesgo de presentar enfermedades y malestares en general (cefalea, colon irritable, alergias, etc.), entre otros.
Para determinar tu genotipo agenda una cita con nosotros, el día de tu control debes traer un examen de sangre que nos indique el grupo sanguíneo al cual correspondes. Es muy reveladora como complemento a tu plan de mantención nutricional. « Volver a Asesoría Nutricional